Inicio > Medicamentos para la Hepatitis C o la senda del abuso

Medicamentos para la Hepatitis C o la senda del abuso

20/01/2015 

En enero de 2014, la Agencia Europea del Medicamento aprobó el uso del fármaco sofosbuvir (comercializado como Sovaldi), una droga calificada como revolucionaria, capaz de combatir los cuatro genotipos diferentes conocidos de hepatitis C, sin apenas efectos secundarios y con una tasa de curación de en torno al 90%. Para los cerca de 800.000 afectados por la enfermedad en España, la esperanza de la curación parecía estar, al fin, a la vuelta de la esquina

La OMC ha criticado a la industria por «abusar» de la «insuficiencia financiera» que tiene la sanidad pública española y fijar un precio «excesivo» para los nuevos medicamentos que se han aprobado en el último año contra la hepatitis C, aún sabiendo de las limitaciones económicas de España, lo que «obliga a los gobiernos a priorizar» a qué pacientes tratar.

«Es pura codicia, a menos que lo que se busque sea hacer caer los sistemas sanitarios», según ha defendido el presidente de esta entidad, Juan José Rodríguez Sendín, durante la presentación de un documento elaborado para denunciar la situación que se está produciendo con la aparición de estos nuevos fármacos.

De hecho, Rodríguez Sendín ha tachado de «disparate» que los precios varíen entre unos países y otros, pasando de los más de 60.000 euros que cuesta el tratamiento en Estados Unidos, a los 700 euros en la India o Egipto.

Sobre todo porque, como ha añadido, puede abrir «la senda del abuso» a los fabricantes de otros medicamentos innovadores para otras enfermedades y puede hacer «saltar las alarmas» de la sanidad pública al no haber dinero suficiente para pagarlos todos.

Ante esta situación, ha pedido a las autoridades sanitarias que pongan fin a esta situación y creen un fondo específico que garantice la financiación de estos medicamentos, y ha avisado de que el retraso en el acceso que se está produciendo puede «derivar en responsabilidad patrimonial, cuando no penal, si se demuestra inacción».

Imprimir artículo
Suscrbase a nuestro boletn