Inicio > La caradura de los ex-presidentes y sus partidos.

La caradura de los ex-presidentes y sus partidos.

23/04/2012 

Los ex-presidentes con sueldo privado seguirán cobrando pensión pública. PP y PSOE rechazan la propuesta de las minorías para hacer incompatible el doble ingreso

Ocurrió en febrero. Algunos diputados del congreso, escandalizados, pidieron que se retirara la pensión vitalicia de 80.000 euros anuales que cobran Felipe González y José María Aznar. Ya en la anterior legislatura, con el PSOE al frente, y ahora con el PP en mayoría, el congreso se cargó esta iniciativa de sentido común que ha planteado UPyD. En eso, PP y PSOE sí están de acuerdo. En lo esencial, como los recortes y la reforma laboral, también, aunque el circo político nos haga hacer pensar lo contrario. Son el mismo perro…

Diputados del PP y del PSOE reeditaron la alianza que les permitió tumbar en la anterior legislatura cualquier intento de los grupos minoritarios del congreso por acotar las prerrogativas de los ex-presidentes del Gobierno. PP, PSOE y CiU cerraron el paso a la iniciativa de UPyD que pretendía limitar las pensiones públicas que acolchan su retiro y declararlas incompatibles con los ingresos privados.

Su proponente, Carlos Martínez Gorriarán, de UPyD, apeló a la "ética pública" para defender la iniciativa de su grupo. "Si al 99,9% de los ciudadanos se les prohíbe compatibilizar pensiones públicas y retribuciones privadas, estamos hablando de un privilegio y nosotros abogamos por el principio de igualdad ante la ley", justificó, invocando también la "ejemplaridad" que se espera de quien ha ostentado responsabilidades tan altas como las de un jefe del Ejecutivo. "Los ciudadanos nos piden ejemplo" dijo el portavoz de IU, que consideró oportuna la propuesta para ayudar a que los ciudadanos" recuperen la credibilidad en los políticos". "Hoy nos piden ejemplo. Sean ustedes conscientes de lo que votan. Hoy tenemos que ser gente mucho más que políticos", apeló en vano al hemiciclo. Desde ERC, un diputado consideró "impúdica" esta compatibilidad de ingresos y reprochó a PSOE y PP que hayan "blindado la jubilación de oro de Aznar y Felipe González". Simultanear ingresos públicos y privados es "injurioso e insultante para muchas familias y este sería el momento de dar ejemplo", criticó el diputado de Compromís-Equo.

Sí, es significativa por sí misma la actitud de los partidos que plantean este escándalo en el hemiciclo… que supondría un ahorro a la administración de dos sueldos anuales de 80.000 euros, es decir, 160.000 euros. Dinero del pueblo, pero poco en comparación con las grandes cifras que mueve el estado. Pero ¿por qué no presentan estos partidos otra iniciativa para eliminar el cargo de viajes en avión y tren de sus señorías los diputados, que suponen más de 9 millones de euros al año? ¿Por qué no plantear recortes equivalentes en los parlamentos autonómicos, que suponen por sí mismos un cargo de 400 millones de euros al estado? ¿Por qué no denuncian sueldos vitalicios similares que, aunque en menor cuantía individual, pero mucho más significativos en su conjunto, cobran ex-ministros, ex-diputados, ex-senadores y ex-parlamentarios de todo parlamento? Y usando los mismos términos, ¿por qué no ajustar o eliminar otras partidas que sean igualmente ejemplares y aboguen por el principio de igualdad ante la ley? Probablemente porque todos los partidos con representación maman de la misma teta, del mismo dinero que sale de los bolsillos de los españoles, y ése sí que no, pensará UPyD, ese sí que no se toca.

En cualquier caso, la iniciativa ha recorrido ya varias veces el viaje de ida y vuelta en el congreso, cobrando especial vigencia hace un año, después de que se hiciera público el fichaje del ex-presidente Felipe González por Gas Natural con un sueldo mínimo de 126.000 euros anuales y tras conocerse el desembarco de José María Aznar enEndesa por 200.000 euros, que se suman a otros ingresos que superan el millón de euros anual en otras firmas privadas. Ambos perciben del Estado, además, 80.000 euros anuales de pensión vitalicia en su calidad de ex-presidentes. Una u otra, piden en el congreso. O pensión pública o retribución privada. "Que tengan que elegir", resumió intenciones un diputado.

Pero Endesa y Gas Natural, ¿no prestan un servicio público que pagamos cada vez más caro los ciudadanos? ¿No cobran González y Aznar también de nuestros bolsillos, al menos una parte de su enorme sueldo? Lo público y lo privado se confunden… pero ante esta falta de vergüenza, no cabe confusión.

José Luis Rodríguez Zapatero, el último ex-presidente en abandonar la Moncloa, no se encuentra en esta situación al haber optado por incorporarse al Consejo de Estado limitando así su actividad a la esfera pública.

La respuesta que dieron PP, PSOE y CiU a la iniciativa fue de desprecio absoluto. Ya el representante del PNV dijo que la propuesta estaba rodeada de moralina y demagogia. Desde CiU se la calificó de "oportunista". Pero la respuesta del PP fue bochornosa: “Mientras usted se ocupa de dos personas [Aznar y González], el PP se ocupa de 5.300.000 personas sin empleo en España. Evite los argumentos facilones", replicó el diputado del Grupo Popular Pedro Gómez de la Serna, que minusvaloró la iniciativa tildándola de simplemente "efectista".

Una  evidencia asoma en estos tiempos difíciles: en casi cuarenta años de democracia, los diputados y parlamentarios varios que dicen representarnos no han hecho más que obtener privilegios y sueldazos a costa de nuestro dinero. Alejarse de sus representados. Ignorar la realidad. Representarse a sí mismos. Derrochar los recursos en su propio beneficio o el de sus partidos…

Y si replican que este es un argumento facilón, que lo hagan, de acuerdo, pero que antes se bajen el sueldo y se igualen a los ciudadanos que malviven en mayoría con pensiones y retribuciones cada vez más bajas y precarias. Si cobraran, como tantos,  menos de 700 euros al mes, entonces sí nos representarían. Que se apliquen a sí mismos, ni más ni menos, que lo que aplican a los demás.

Imprimir artículo
Suscrbase a nuestro boletn