Inicio > ¿Por qué en España el paro aumenta más que en Europa?

¿Por qué en España el paro aumenta más que en Europa?

16/03/2009 

Estamos asistiendo desde hace meses al crecimiento imparable del paro en España de forma mucho más dramática que en el resto de Europa, que se mantiene en el 7.3%, incluso en Alemania se ha reducido durante 2008.

Ya hay 3.300.000 parados en España (14%), con un millón de parados más en 12 meses y 200.000 más sólo en enero, pero incluso estas dramáticas cifras ocultan la realidad. No se incluyen en las listas a los demandantes del primer empleo, ni a los que están en los inútiles cursos de formación del INEN y ahora el Ministro quiere quitar también a los prejubilados de las listas del paro. Se calcula que la cifra de paro real es entre 600 y 700.000 personas más que la oficial. Ya hemos llegado a los 4 millones de parados Sr presidente.

Sin embargo, la caída generalizada del crecimiento económico no está obstaculizando la creación de empleo en Europa para países como Bélgica (que ha reducido en un año el paro de 7,1% al 6,6%), Bulgaria (del 6,2% al 5,6%), Polonia (del 8,7% al 6,4%), Portugal (del 7,9% al 7,8%), Eslovenia (del 4,5% al 4,3%), Eslovaquia (del 10,7% al 10%) u Holanda (del 2,9% al 2,5%). En el conjunto de la UE, 15 Estados vieron bajar el paro en octubre, en 11 subió y en uno se mantuvo estable. Después de España, la tasa de paro más alta en la UE es la de Eslovaquia, con el 10%, y Francia, con el 8,2%. En el extremo contrario se sitúan Holanda (2,5%), Austria (3%) y Dinamarca (3,2%).

Pero la cosa va a peor. El ministro alemán de Economía, Michael Glos, anuncia que para 2009 prevé un retroceso del PIB del 2,25% y un desempleo del 8,4% (3,5 millones). La Comisión Europea (CE) admitió que este año habrá una fuerte contracción (del 1,9% en la zona del euro y del 1,8% en el conjunto de la UE) y no retomará el crecimiento hasta 2010. Además, dejará de crearse empleo y el paro volverá a subir, al 9,3% en los países de la moneda única (10,2% en 2010) y al 8,7% en toda la Unión (9,5% en 2010). Sin embarrgo en 2010, toda Europa, excepto España (donde el PIB caerá el 0,2%) volverá a tener tasas de crecimiento positivas. Las previsiones que maneja la Comisión Europea sostienen que la tasa de paro en España escalará este año hasta el 16,1 por ciento y llegará en 2010 al 18,7%.

Más de 800.000 familias no tiene ningún miembro trabajando y los subsidios (quien los tenga) se van acabando. Peor lo tienen los inmigrantes, cuyo catálogo de profesiones accesibles se reduce en un 63%, prácticamente sólo les queda cuidador de ancianos y marinero. Se ha reducido la contratación en origen un 90%.

Y mientras tanto asistimos a una orquestada controversia entre el gobierno y la banca, culpándose mutuamente de la crisis. Por un lado los bancos, a pesar del plan de rescate, continúan estrangulando la actividad económica con la restricción crediticia, pero el Santander y el BBVA están entre los 4 bancos con mayores beneficios del mundo.

Por otro lado el gobierno anunció públicamente que la reserva de fondos para hacer frente a una crisis ya se ha agotado, pero los bancos le sacaron nuevas ayudas en la reunión con Zapatero. Aquel que prometió el pleno empleo, que negó por activa y por pasiva la crisis, ha hecho todo lo posible por ir a hablar a la televisión pero no al Parlamento, donde el PSOE ahora se opone a que comparezcan los bancos.

Pero, ¿por qué el paro España es tan superior al del resto de Europa?. En primer lugar es evidente que se debe a que nuestro modelo de crecimiento se sostuvo en la Construcción, que es el sector más sensible a la falta de liquidez, sobre todo si a la burbuja financiera se une la burbuja inmobiliaria. El paro ha crecido en la construcción un 108%.

Pero hay mas razones para explicar nuestra mala situación que tiene mucho que ver con el modo en que el gobierno ha respondido a la crisis. Todos los países han caído en la trampa de destinar fondos públicos para el rescate de los bancos, pero al menos los demás gobiernos se han preocupado de poder controlar lo que los bancos hacían con ese dinero, es decir los han nacionalizado parcial o totalmente. Zapatero en cambio sigue “confiando” en que los bancos españoles sean buenos y renuncien a sus beneficios, como si el tigre fuera vegetariano. Por otro lado Francia ha condicionado las ayudas a la industria del automóvil a que no cierren plantas en ese país, pero en España multinacionales que han recibido millones en ayudas se van con la escusa de que han bajado sus beneficios.

Además, la rebaja del nivel de «rating» (riesgo de una inversión) adoptado por Standard & Poors obligará al Tesoro español a pagar más intereses por el dinero que pida prestado, lo que supone un sobrecoste para España de 11.200 millones de euros. Incluso el Financial Times nos ha incluido en el grupo de las economías de los “Pigs” (cerdos), por las siglas de Portugal, Italia, Grecia y España. En estos países financiar este déficit es cada vez más complicado en un momento de restricción crediticia, especialmente en el caso de España, donde sus bancos y cajas han usado garantías de baja calidad respaldadas por activos para recaudar fondos baratos de la autoridad monetaria europea.

Si sumamos a estos factores la dependencia económica del sector turístico (11% PIB) sobretodo procedente de U.K, Francia y Alemania, que en época de crisis ha bajado un 2.6% en 2008, el desaprovechamiento de los fondos de cohesión que hemos estado recibiendo, la guerra de financiación de las autonomías y el despilfarro de la burocracia estatal y autonómica nos podemos explicar porqué a los parados españoles les va peor que a nadie.

En el fondo el problema es que España optó por un modelo productivo basado en el enriquecimiento rápido (para algunos) por una industria dependiente de las multinacionales extranjeras (automocíon) y de baja cualificación, dentro de un sistema económico especulativo en el que se permite que los beneficios de la banca y las grandes empresas se escondan en los paraisos fiscales (donde hay más de 250 billones de dolares) robando así cada año 50.000 millones de euros de impuestos a los ciudadanos, sobre todo a los empobrecidos.

¿Qué respuesta se está dando?. El gobierno se gloría de unas medidas basadas en la inversión pública a nivel local que es pan para hoy y hambre para mañana, de los sindicatos no se sabe nada y los ciudadanos permanecemos callados, o nos limitamos a culpar a los inmigrantes (crece la xenofobia). En Grecia y otros países del Este la protesta ciudadana aumenta. En Francia, con mucho menos paro, se ha montado una huelga General pero aquí es innombrable. ¿será porque en Francia gobierna la derecha y aquí se supone que gobierna la izquierda?.

Es necesaria una respuesta política desde abajo, una fuerte movilización solidaria de parados, precarios, inmigrantes para acabar con este sistema imperialista que provoca hambre en todo el mundo y paro en nuestro país. Es necesario acabar con la economía especulativa, los paraisos fiscales, la política al servicio de los beneficios de la banca y las multinacionales, etc. ¿lo haremos?.

Rodrigo del Pozo

Imprimir artículo
Suscrbase a nuestro boletn