Inicio > Preocupación del Vaticano por el fenómeno mundial de la explotación de la mujer

Preocupación del Vaticano por el fenómeno mundial de la explotación de la mujer

20/06/2005 

Convoca una reflexión internacional para ayudar pastoralmente a las víctimas. Consciente de la denuncia que sólo las cifras de víctimas expresan --con el «drama» de la prostitución, de la explotación, del tráfico de mujeres y del turismo sexual--, el Vaticano busca unir esfuerzos para acudir en ayuda de las mujeres en dificultad, por lo que ha convocado el I Encuentro Internacional de Pastoral para la liberación de las mujeres de la calle (20 y 21 de junio).





CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 19 junio 2005 (ZENIT.org).-
Es una iniciativa del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes (Cf. Zenit, 14 junio 2005), en cuya sede, en Roma, se reunirán --procedentes de 24 países-- medio centenar de representantes de Conferencias Episcopales, congregaciones religiosas, asociaciones e instituciones.

En su mayor parte son europeos, pero también habrá presencia latinoamericana, africana y asiática.

Se trata de que la reflexión e intercambio de experiencias de este I Encuentro se abra al mundo entero, en la medida de lo posible.

Objetivo de esta convocatoria es la cooperación, con cierta coordinación, de las fuerzas ya comprometidas en primera línea en ayudar pastoralmente a las mujeres en condiciones de dificultad.

Los aspectos del problema --alerta el dicasterio organizador-- van «desde el drama de la prostitución, de las explotación, al tráfico de mujeres y al turismo sexual. En la base del “fenómeno”» también están «las migraciones, deficiencias familiares y sociales, problemas económicos y el pansexualismo imperante».

De acuerdo con las cifras que aporta el Pontificio Consejo, el fenómeno cada año involucra a un millón de personas (considerando el tráfico de seres humanos) con mujeres y niños en situación de mayor riesgo, procedentes de países en vías de desarrollo.

Sólo en Tailandia se calcula que hay entre 150 mil y 200 mil mujeres de la calle, de las que 35 mil tienen menos de 18 años. En Italia se estima la cifra en 40 mil --4 mil menores y muchísimas extraeuropeas--.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) calcula que medio millón de mujeres procedentes de Europa Oriental son esclavizadas y obligadas a prostituirse en Europa Occidental





>
La esclavitud de las mujeres prostitutas interpela a los católicos


Llamamiento de un congreso convocado por la Santa Sede

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 20 junio 2005 (ZENIT.org).- Con la constatación de que la prostitución es «un ultraje a la dignidad de la mujer», un congreso celebrado en el Vaticano busca caminos para afrontar el desafío que plantea la creciente demanda del comercio sexual.

Al inaugurar el encuentro, el cardenal japonés Stephen Fumio Hamao, presidente del Consejo Pontificio para la Pastoral de los Emigrantes e itinerantes, invitó este lunes a «asumir la defensa de los derechos de las mujeres».

El I Encuentro Internacional de Pastoral para la liberación de las mujeres de la calle ha sido convocado por el organismo vaticano que preside el purpurado y se está celebrando entre el lunes y el martes en el Palacio de San Calixto.

Cada año, la vida de un millón de personas queda sacudida por el tráfico de seres humanos. En Tailandia, por ejemplo, entre 150.000 y 200.000 mujeres, muchas de ellas menores de edad, acaban en la calle, se ha constatado en el encuentro.

Medio millón de mujeres procedentes de Europa oriental son esclavizadas y obligadas a prostituirse en las calles de Europa occidental.

Es necesario «denunciar las injusticias y la violencia perpetradas contra las mujeres, en cualquier lugar que tengan lugar», dijo el cardenal Hamao, quien alentó a quienes trabajan en las calles para liberar a las víctimas de este «degradante yugo», según refiere «Radio Vaticano».

Sor Eugenia Bonetti, de la Unión Internacional de Superioras Generales de religiosas, experta en tráfico de personas, propuso «trabajar sobre la demanda», es decir, con las personas que recurren a los servicios del comercio del sexo, pues «por desgracia, de esto nunca se habla».

«No pueden decir: yo pago y por tanto puedo comprar el sexo por la calle. La dignidad de la persona no puede pagarse», afirmó en una síntesis que presentó a la emisora pontificia.

«Nos espera un gran papel: formar e informar». «He conocido a muchas mujeres que por desgracia ya no viven, pues han sido asesinadas, han caído enfermas, han muerto…», constató con tristeza.

«No sé cuántos saben que los traficantes usan la pobreza de estas mujeres para sacar grandísimas ganancias. Para poder liberarse de esta situación una mujer nigeriana, para cancelar la "deuda" [que contrae con las mafias] tiene que pagar ahora entre 70.000 y 80.000 euros», entre unos 85.000 y unos 100.000 dólares.

«Aquí tiene que intervenir la formación, pues nadie tiene el derecho de destruir la dignidad de otra persona», concluye la religiosa.

Solidaridad.net

Imprimir artículo
Suscrbase a nuestro boletn