Inicio > Entrevista a Michel Barrat, masón: Gran Maestre de la Gran Logia de Francia

Entrevista a Michel Barrat, masón: Gran Maestre de la Gran Logia de Francia

07/05/2005 

¡Bolívar, Martí y todos los grandes libertadores americanos fueron masones! Y por eso lo es Hugo Chávez






VÍCTOR M.AMELA,
La Vanguardia.
10.07.2002



-Podría Le Pen ser masón?

-¡Nunca! ¡Jamás! ¡Imposible!

-¿Por qué?

-Un xenófobo no sería admitido en la masonería. Los masones defendemos la igualdad de las razas humanas y la libertad de pensamiento: "Libertad, igualdad, fraternidad" es nuestro lema. No en balde Le Pen propone en su programa la eliminación de los masones.

-¿Y qué dice el Vaticano de ustedes?

-Hasta hace poco nos excomulgaba. Hoy ya no, aunque hay miembros de la Iglesia católica que aún nos miran con desconfianza.

-Porque son ustedes anticlericales...

-Hoy no. Hubo masones anticlericales, pero fue en tiempos de persecución. ¡Hoy hay masones que van a misa, buenos católicos! Hoy hay masones que son cristianos, y masones que son musulmanes, y masones judíos...

-¿Qué diferencias hay entre un buen masón y un buen cristiano?

-Un buen cristiano sería admitido como masón. Un buen masón sería un buen cristiano. Para un católico resulta útil hacerse masón: le da una visión más amplia de su fe.

-¿Y si la razón y la fe se contradicen, qué?

-¡Razón y fe son complementarias! El cristiano tiene fe en haber sido creado a imagen y semejanza de Dios; si dijera que la razón es mala, ¡estaría diciendo que Dios es malo!

-Pero, para un masón, ¿Dios existe o no?

-En la masonería no hay dogmas. En la Iglesia, sí: se impone el dogma de la existencia de un Dios revelado. Los masones manejamos el concepto de "Gran Arquitecto del Universo" -el principio creador-, que cada uno puede interpretar como quiera.

-Si yo quisiera hacerme masón, ¿qué requisitos me exigirían ustedes?

-Que admitiese que es usted perfectible.

-Lo admito: lo soy. ¿Con eso basta?

-Y que sea libre y de buenas costumbres.

-¿En qué consiste ser libre?

-En su corazón, en no ser esclavo de sus pasiones. En su cabeza, en someter a crítica y discusión todo dogma y enseñanza recibida.

-¿Y cómo se es "de buenas costumbres"?

-Teniendo los derechos humanos por lema, considerando al prójimo no como objeto, sino como sujeto, como persona... tenga la ideología (siempre que sea democrática), creencia, raza y opción sexual que tenga.

-Pero no admiten ustedes a mujeres...

-La Gran Logia de Francia creó en 1901 la Gran Logia Femenina de Francia, y tenemos reuniones conjuntas a menudo.

-Una vez admitido como masón, ¿qué?

-Será usted miembro de una logia, compuesta por unos 40 o 50 hermanos.

-¿Se llaman "hermanos" entre ustedes?

-Sí, y nos reunimos dos veces al mes.

-¿Y de qué hablan?

-De nuestra historia, los símbolos masónicos y las grandes cuestiones filosóficas. ¡De la Gran Logia de Francia surgió la idea de la contracepción, a principios del siglo XX!

-¿Cómo se desarrolla una reunión?

-Uno de los hermanos, que ha estudiado a fondo un tema, lo expone. Cuando termina, los hermanos le preguntamos, ¡pero sólo puedes hacer una pregunta! Eso te obliga a meditarla bien... Ah, y usted no podría preguntar.

-¿Ah, no? ¿Y por qué no?

-Porque el que entra en una logia tiene prohibido hablar durante todo su primer año. Sólo puede escuchar, observar...

-¿Qué indumentaria debo ponerme?

-De calle. En algunas reuniones rituales, sí se pondrá el mandil y los guantes blancos.

-¿Por qué se hizo usted masón?

-Tenía 22 años, era estudiante de Filosofía, sentía inquietudes filosóficas y espirituales y en la masonería vi un foro idóneo para profundizar en mi espiritualidad laica.

-¿La masonería es eso: un foro?

-Un foro, una hermandad de perfección.

-¿Secreta?

-No somos secretos, somos discretos: ¡no hacemos proselitismo! Quien se acerca a la masonería lo hace por inclinación propia.

-¿Desde cuándo hay masones?

-Desde 1717, cuando Anderson fundó la masonería moderna para explorar las nuevas ideas de la ciencia y la filosofía de la época. Y lo hizo inspirándose en las hermandades de constructores de catedrales medievales, hermandades de "maçons" (albañiles).

-¿Es por eso que los símbolos masónicos son símbolos tomados de la albañilería?

-Sí: compás, regla, escuadra, plomada... Igual que el "maçon" operativo tallaba y pulía una piedra hasta que fuese cúbica, perfecta para encajarla en un muro y alzar catedrales, así el masón especulativo es el que se talla y se pule a sí mismo hasta devenir una "piedra cúbica" útil a la catedral humana.

-Enuméreme masones célebres.

-Un masón no puede desvelar que otro lo es, a menos que el otro ya haya muerto. Lo fueron Voltaire, Montesquieu, Condorcet, Helvetius, Haendel, Mozart, Beethoven...

-¿Y políticos?

-Mendes-France, Lafayette. Washington y la mayoría de presidentes estadounidenses desde su independencia. ¡El billete de un dólar está plagado de símbolos masónicos!: el triángulo con el ojo del Gran Arquitecto, espigas de trigo, hojas de acacia...

-¿Y en la URSS? ¿Hubo masones?

-Las dictaduras comunistas prohibían la masonería. Todos los dictadores -Franco, Hitler, Stalin...- nos prohíben, ¡porque todos temen el librepensamiento! Pétain y los nazis mataron en Francia a muchos masones. Otros fueron a la resistencia. Ah, el único país comunista con masones es Cuba.

-¿Y por qué Fidel Castro no los proscribe?

-No puede hacerlo: ¡Bolívar, Martí y todos los grandes libertadores americanos fueron masones! Y por eso lo es Hugo Chávez.







Hay muchos masones en el PP y el PSOE»

Entrevista a Ascensión Tejerina, Gran Maestra de la Gran Logia Simbólica de España

Los masones españoles cumplen 25 años con ganas de desmontar mitos y una madrina de excepción. La primera mujer en ocupar el cargo de Gran Maestre de una logia masónica en España se llama Ascensión Tejerina (Zamora, 1955). Desde el año 2000 dirige los destinos de la Gran Logia Simbólica de España, la más antigua de la península, «francmasona, humanista y racionalista». Desde su despacho en Sevilla, esta asesora fiscal ejerce como presidenta de 554 de los cerca de 2.000 militantes de las diversas logias peninsulares y aún le sobra tiempo para combatir la leyenda negra que el franquismo arrojó sobre su credo.

por DAVID BARBA
La Razon.es
07-05-2005

-Dicen que muchos políticos españoles son masones… ¡Quiero nombres!
-Pues yo no se los voy a dar. Lo único que le puedo decir es que encontrará a muchos en el PP y el PSOE. ¡Y no pasa nada!
-¿Rajoy? ¿Zapatero? ¿Ruiz-Gallardón? Ah, ya sé… ¡Maragall!
-Frío, frío, frío. El único político que lo ha reconocido públicamente es Jerónimo Saavedra.
-¡Los masones están saliendo del armario!
-Hoy en día tratamos de ofrecer la mayor de las transparencias para evitar que continúen vertiéndose falsedades sobre nuestro grupo. ¡Algunos todavía piensan que tenemos rabo y cuernos!
-¿Y qué me dice del famoso contubernio judeomasónico marxista?
-Franco estaba obsesionado. Y hay gente que aún piensa que somos aprendices de brujo. Por suerte, los periodistas y los historiadores están sacando la verdad a la luz.
-No lo dirá por el inefable Ricardo de la Cierva: «Hay ritos reservados a altos grados masónicos que son abiertamente satánicos» (LA RAZÓN, 8/5/2002).
-Ay, este hombre no se ha tomado la molestia de profundizar en lo más mínimo. ¡Es deprimente que todavía circulen opiniones como ésta! La masonería es un humanismo, un culto a la razón…
-La verdad es que no me imagino a Jefferson o Voltaire celebrando misas negras.
-(Risas) Ni Ramón y Cajal, ni Lluís Companys… Los masones tuvieron un papel destacado en la declaración de los derechos del hombre y en muchos otros logros de la humanidad.
-Entonces, ¿quiénes son ustedes?
-Somos un fenómeno histórico complejo, antiguo, que surge a principios del XVIII gracias a la práctica de la libre discusión en el seno de los antiguos gremios de constructores.
-¿Y qué me dice de sus símbolos y rituales?
-Hemos mantenido un lenguaje heredado de las tradiciones arquitectónicas. Con él podemos superar nuestras perspectivas parciales. Nos guían los ideales de libertad, igualdad y fraternidad.
-Y si quiero ingresar en la logia, ¿necesito pedigrí?
-Pedigrí moral, sí. Buscamos a personas de buenas costumbres, respetuosas con los derechos humanos, que sean tolerantes…
-En países como Francia uno necesita un padrino para ser aceptado.
-En la Gran Logia Simbólica de España, no. Piense que fuimos legalizados en 1979. ¡Partimos de cero! A veces hemos aceptado a personas que contactan con nosotros por Internet.
-¡Internet! Definitivamente, se han modernizado…
-Los símbolos siguen siendo muy importantes, pero pretendemos desarrollar nuestra labor a la vista de todos. Sin secretismos.
-No me negará que los masones son muy dados a echarse una mano entre ellos.
-Somos dados a ayudar a todo el mundo. El masón debe ser solidario. Colaboramos con ONGs, campañas de ayuda al desarrollo…
-¿Y entre ustedes no hay nepotismo?
-La solidaridad debe empezar con los que uno tiene más cerca. Pero no somos ni un lobby ni un grupo de poder. ¿Sabe cuántos masones hay en España?
-¿Cien mil? ¿Doscientos mil…?
-¡Menos de dos mil! ¡En Francia, en cambio, hay trescientos mil!


Anonimato. -Entonces, ¿por qué esa obsesión contra ustedes?
-Es un fenómeno muy español. En Bélgica, Francia o Gran Bretaña todo el mundo es consciente del lugar que ocupamos en la sociedad. Durante mi mandato he tratado de llevar nuestra organización a la calle, de darnos a conocer a la prensa...
-Pero durante años no se supo nada de ustedes.
-Nos interesó el anonimato durante el franquismo, ya que muchos masones fueron depurados o, peor aún, fusilados. Ahora hemos abierto nuestros templos. Y a pesar de nuestros esfuerzos, ¡todavía hay masones que pierden su empleo al ser descubiertos!
-Tendrán que acabar saliendo en Crónicas Marcianas.
-Creo que bastará que pase una generación o dos. A veces, los jóvenes me dicen que no saben qué es la masonería… Por lo menos ya pueden aproximarse a ella sin prejuicios. En 20 líneas






Solidaridad.net

Imprimir artículo
Suscrbase a nuestro boletn